LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

En Sala Político - Administrativa

"Sustituidos los nombres, apellidos y números de cédulas de identidad de los recurrentes por mandato de la presente sentencia".

La Secretaria,

ANAIS MEJIA C.

MAGISTRADA-PONENTE: HILDEGARD RONDÓN DE SANSÓ

Corresponde a esta Sala Político-Administrativa de la Corte Suprema de Justicia, como Tribunal Constitucional, pronunciarse sobre la acción de amparo constitucional, que fuera admitida el 09 de junio de 1998 (sentencia aclaratoria de 18 de junio de 1998, marcada con el N° 382), ejercida por los abogados EDGAR CARRASCO y VÍCTOR MÁRQUEZ CRÓQUER, actuando como apoderados judiciales de los ciudadanos N.A., Y.F., R.B., A.P., R.S., A.G., C. L., G. C., A. M. y F. B.

Al efecto, una vez admitida la acción de amparo, se acordó su tramitación, y se ordenó la notificación al Ministro de Sanidad y Asistencia Social para que informara, de acuerdo con lo previsto en el Artículo 23 de la Ley Orgánica de Amparo sobre Derechos y Garantías Constitucionales, sobre las denuncias de infracción de derechos y garantías constitucionales.

El 01 de julio de 1998, compareció el abogado José Araujo Parra en su carácter de apoderado judicial del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social y presentó el informe que le fuera solicitado a su representado.

El 01 de julio de 1998, se fijó para el siguiente día la oportunidad en que se llevaría a cabo la audiencia constitucional, prevista en el Artículo 26 de la Ley Orgánica de Amparo sobre Derechos y Garantías Constitucionales, acordándose que se efectuase a puerta cerrada, con la presencia de las partes y la del Ministerio Público. En esta oportunidad comparecieron los abogados Víctor Marte-Cróquer, en representación de los accionantes y José Araujo Parra, en representación del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, y presentaron de forma oral sus argumentos. Posteriormente, el abogado de los accionantes consignó por Secretaría sus conclusiones escritas.

El 21 de julio de 1998 la abogada Velma Soltero de Ruan, en su carácter de Fiscal del Ministerio Público para actuar ante la Corte Suprema de Justicia, presentó la opinión del Ministerio Público en el presente caso, en la que expuso que -en su criterio- dado el carácter personalísimo de la acción de amparo, debería ser desestimada la solicitud de los actores en el sentido de que se extendiesen los efectos de esta sentencia a las demás personas que viven con VIH/SIDA. Por otro lado, el Ministerio Público, no encontró elementos que le permitiesen considerar que en el caso de autos se hubiesen vulnerado los derechos a la libertad y seguridad personal y el derecho a la igualdad, pero sí se estaría lesionando al derecho a la salud de los peticionantes, dada la falta de suministro de los medicamentos necesarios para el tratamiento prescrito, por parte del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, lo que -a su juicio­atenta también contra el derecho a la vida. Por ello, concluyó en que la acción de amparo intentada debía ser "declarada Parcialmente Con Lugar, en consecuencia, el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social debe dotar y entregarle a los peticionarios regular y periódicamente los medicamentos denominados inhibidores de la transcriptasa e inhibidores de la proteasa, de acuerdo con las prescripciones efectuadas por los médicos especialistas".

OBJETO DEL AMPARO

Tal como se señalara en la sentencia de admisión de la acción ejercida, de fecha 09 de junio de 1998, las pretensiones deducidas mediante la misma fueron expuestas por los apoderados actores en la siguiente forma:

1) Que se ordene al Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, a través de sus dependencias respectivas, "la entrega regular y periódica de medicamentos denominados Inhibidores de la Transcriptasa e Inhibidores de la Proteasa, tales como AZT o Zidovudine, DDI o Didanosine, DDC o Zalcitabine, D4T o Stavudine, 3TC o Lamivudine, Crixivan o Indinavir, Saquinavir o Invirase y Norvir o Ritonavir, de acuerdo a las prescripciones combinadas de los médicos especialistas de los Servicios de Inmunología e Infectología de los hospitales y centros de salud adscritos al Ministerio de Sanidad y Asistencia Social. Al tiempo que sea obligado a tomar las previsiones necesarias para su ininterrumpida entrega y se eviten así actuaciones negligentes y malos manejos administrativos que pongan en peligro las vidas y salud de nuestros representados";

2) Que se ordene al Ministerio de Sanidad y Asistencia Social la realización o cobertura de los exámenes especializados tales como "Carga Viral, Conteo Linfocitario, Conteo de Plaquetas y todos aquéllos exámenes, tanto para las enfermedades oportunistas, como aquellos necesarios para tener acceso a los tratamientos combinados de los Inhibidores de la Trascriptasa y los inhibidores de la Proteasa";

3) Que se ordene al Ministerio de Sanidad y Asistencia Social que desarrolle "una política de información, tratamiento, y asistencia médica integral a favor de nuestros representados, así como de las demás personas que viven con VIH/SIDA y que atraviesan por una situación similar a la de nuestros representados";

4) Que se ordene al Ministerio de Sanidad y Asistencia Social que suministre todos los medicamentos para el tratamiento de las enfermedades oportunistas, tales como antibióticos, antimicóticos, antidiarreicos, quimioterapias, crioterapias y todos los demás que sean necesarios derivados de su condición de V11-1/SIDA;

5) Que en aras de lograr un trato igualitario, al tiempo de procurar economía y celeridad procesales para el buen funcionamiento de los Tribunales y "se extiendan los beneficios reconocidos a todos los ciudadanos que viven en Venezuela con VIH/SIDA, que requieran tratamiento prescrito por los especialistas médicos, sin verse en la imperiosa necesidad de recurrir constantemente a la vía del amparo constitucional.

ARGUMENTOS DEL PRESUNTO AGRAVIANTE

El apoderado del Ministro de Sanidad y Asistencia Social, señaló como punto previo su deseo de dejar constancia de su solidaridad con la situación personal de los querellantes en cuanto a su condición de salud, reconociéndoles el derecho que todos tienen a la vida, a la salud, a la libertad y seguridad personal, a la no discriminación y al acceso al avance a la ciencia y la tecnología; sin embargo indican que "en este orden de ideas, es necesario señalar que el SIDA como enfermedad afecta a la salud y a la vida de los seres humanos, pero no a los derechos humanos", y -continúa exponiendo- "el derecho humano a la salud, no significa que uno tenga derecho a estar saludable, sino a tener acceso a la atención a la salud en caso de necesidad, y es en esta vertiente conceptual que se procede a dar contestación a la solicitud de amparo".

De inmediato opuso la falta de cualidad del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social para ser demandado en el proceso de amparo constitucional por no tener personalidad jurídica y no ser capaz de generar obligaciones y derechos, ya que dicho organismo no encaja dentro de los presupuestos del Artículo 19 del Código Civil, y tampoco se subsume en el dispositivo del Artículo 136 del Código de Procedimiento Civil, que señala cuáles son los capaces para obrar en juicio. Señala el apoderado del presunto agraviante que la persona jurídica ante la cual debía formularse la acción de amparo era la República de Venezuela, la única capaz de obligarse y no su representado quien carece de cualidad para ser parte del proceso de amparo, por no tener capacidad jurídica para actuar en juicio, y solicitó que así fuese declarado.

En cuanto al fondo del asunto debatido se opuso a todos los alegatos Asimismo se opuso a todos los alegatos de los accionantes y solicitó a esta Sala que declarara sin lugar la acción de amparo incoada contra el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social. Al respecto señala el abogado del presunto agraviante que:

1) Es falso que su representada haya asumido actitudes indiferentes y omisivas al no entregar medicamentos para el tratamiento de los enfermos de SIDA. Existe una partida para en el Presupuesto para 1998, de Mil Trescientos Treinta y Dos Millones Seiscientos Sesenta y Un Mil Ciento Cincuenta Bolívares (Bs. 1.332.671.150), para el Departamento de Prevención y Control del SIDA; y para la compra de productos farmacéuticos y medicamentos se fijó una partida de Mil Cien Millones de Bolívares (Bs. 1.100.000.000,oo).

Expone que, si bien existe una partida para la adquisición de medicamentos de los enfermos de SIDA, dado sus montos, "resulta evidente que no podrá satisfacer todas las necesidades de los enfermos de SIDA, pero ello no es imputable al Ministerio que represento, porque, de acuerdo con la Ley Orgánica de Régimen Presupuestario, el Ministro es un ordenador de pagos (Artículo 44), pero no podrá adquirir compromisos para los cuales no existan créditos presupuestarios, ni disponer de créditos para una finalidad distinta a la prevista (Artículo 43), y todo compromiso por cualquier ente de la Administración Central sin que exista crédito presupuestario disponible, es nulo y acarrea responsabilidad penal, civil y administrativa para el funcionario que lo autorice, sin que le sirvan de excusas órdenes superiores contrarias a esa disposición (Artículo 72)".

Al respecto, señala el apoderado del Ministerio que la solicitud de los actores representa un costo anual por paciente de Seis Millones Trescientos Veinticuatro Mil Bolívares (Bs. 6.324.000,oo), que multiplicado por los 7.020 casos de personas afectadas con el V11-1/SIDA, resulta la suma de Cuarenta y Cuatro Mil Trescientos Noventa y Cuatro Millones Cuatrocientos Ochenta Mil Bolívares (Bs. 44.394.480.000,oo), lo que evidentemente excede de la capacidad presupuestaria asignada al Ministerio de Sanidad y Asistencia Social.

El Ministerio suministra los medicamentos dentro de sus capacidades presupuestarias, y ha realizado órdenes de compra y de distribución de reactivo para la prueba del VIH y para la prueba confirmatoria WESTERN BLOT. Asimismo señala que en determinados centros hospitalarios se atienden, dentro de sus capacidades presupuestarias, a pacientes con SIDA.

Por ello niega que el Ministerio conculque el derecho a la vida de los solicitantes del amparo y de todos los enfermos de SIDA, que existen en Venezuela.

2) También niega que se les cercene el derecho a la salud de los solicitantes del amparo y de todos los enfermos del V11-1/SIDA, porque el Ministerio ha diseñado una política de prevención y de lucha contra el SIDA, y se ha definido un sistema de entrega de medicamentos antivirales para dichos enfermos, siempre dentro de las limitaciones presupuestarias; se han publicado para que sea distribuido gratuitamente una serie de documentos informativos sobre la cuestión planteada; también se ha seguido una política preventiva de adquisición de materiales para evitar el SIDA y se ha realizado una compra masiva de preservativos para ser distribuidos en la población de forma gratuita.

3) Niega que el Ministerio atente contra el derecho a la libertad y seguridad personal de los enfermos; por el contrario, señala que la Gaceta Oficial N° 35.538, de fecha 2 de setiembre de 1994, se dictaron normas para proteger la integridad y dignidad de la persona humana afectada por el SIDA, así como en la Resolución N° 16, de fecha 31 de mayo de 1990, a través de la cual se creó una Unidad Técnico Operativa para atender a la pandemia del SIDA.

4) Es incierto que se realice un trato discriminatorio para los enfermos de SIDA, ya que a éstos se les atienden, dentro de las limitaciones presupuestarias, al igual que a cualquier otro enfermo, por lo cual "no se crean categorías diferentes de enfermos".

5) El Ministerio de Sanidad y Asistencia Social colabora económicamente con organismos para la investigación de la enfermedad del SIDA, dentro de su presupuesto y, en ningún caso en forma concreta y determinante se les ha negado a los solicitantes del amparo el acceso a la ciencia y la tecnología.

PUNTO PREVIO

Como punto previo debe esta Sala dejar sentado su punto de vista sobre el papel que juega el concepto de privacidad en éste y cualquier otro caso que tenga relación con enfermos de V11-1/SIDA. Ello resulta necesario, por cuanto los actores han solicitado de forma expresa que el expediente que se lleva con ocasión de este juicio tenga carácter reservado, lo cual fuera así acordado el 9 de junio de 1998 en la oportunidad en que se admitió esta acción de amparo.

Es un hecho notorio que actualmente el conocimiento público acerca de las personas que padecen del V11-1/SIDA suscita opiniones negativas, estigmatizándose al enfermo. Ello se debe en buena parte a que en los años 80, cuando se identificó el Síndrome de Inmunodef¡ciencia Adquirida, se pensaba que era una enfermedad que sufrían las personas homosexuales, las prostitutas y los drogadictos, a tal punto que en los medios de comunicación hablaban del "cáncer gay'. Sin embargo hoy en día las estadísticas revelan que éste es un virus a cuyo contagio está expuesto cualquier persona sin distinción, dada la variedad de formas de transmisión (contacto sexual, jeringas y/o agujas infectadas, parto, lactancia). De manera que, el anonimato que en un principio resguardaba la privacidad de estas personas en su contexto social, va perdiendo su sentido, por cuanto se trata de una enfermedad de tan alto riesgo como cualquier otra y, para que sea entendido de esta forma, es preciso restarle el carácter de "censura" que hasta ahora se le ha venido dando, pues será eso lo que en definitiva garantizará el derecho a la igualdad y la no discriminación de quienes padecen esta enfermedad.

Esta Sala está consciente de que los esfuerzos que se hagan a nivel de los poderes públicos para garantizar el derecho a la igualdad y a la no discriminación, depende en buena parte de la conciencia social que se tenga sobre esta enfermedad, de allí que resultará altamente beneficioso en el tratamiento de este tema la colaboración de los propios afectados, sus familiares y allegados. La garantía del derecho a la no discriminación no se logrará si ellos mismos -resguardándose en la privacidad- se aislasen, se apartasen de sus actividades, ocultasen sus propios padecimientos o se sintiesen culpables cuando en realidad no hay razón para ello.

La privacidad es un derecho de todos, y siempre que sea solicitado el carácter reservado de las actuaciones que se lleven a cabo en casos similares, la Sala tomará en cuenta las razones que se le expongan, pero dejando a salvo su criterio en relación con el tema, que ha sido señalado supra. Al respecto,

"Sustituidos los nombres, apellidos y números de cédulas de identidad de los recurrentes por mandato de la presente sentencia".

La Secretaria,

ANAIS MEJIA C.

reitera la Sala las consideraciones señaladas en su decisión N° 28 de fecha 20 de enero de 1998, en la cual se dejó sentado que en relación con la opinión negativa que se tiene sobre los que padecen el V11—1/SIDA que: "La Corte como organismo de administración de justicia, no acepta y no comparte la mencionada conceptualización de la enfermedad, no obstante, (.. .), en conocimiento del rechazo a la enfermedad en su contexto socio-cultural actual y considerando la propia petición de los recurrentes, (...)decidió que los actos del proceso tendrán, en el caso subjudice, un carácter reservado, conforme al Artículo 24 del Código de Procedimiento Civil'.

ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN

Debe esta Sala pronunciarse en limine litis, sobre la solicitud de intervención adhesiva realizada en fecha 11 de junio por el abogado Edgar José Carrasco Terán, a favor de los ciudadanos C.Z., E.R.V., D.P.T., G.J.T.M., W.D.V.M., A.A., R.J.S.P., H.A.M.B., M.M., E.U. y J.S.C.

Al respecto, observa la Sala que el abogado de los solicitantes ha acompañado a su escrito de intervención adhesiva, documentación constituida por informes médicos que reflejan que sus representados padecen de la enfermedad de V11—1/SIDA, pruebas éstas que demuestran el interés que tienen en el asunto debatido, por lo cual, de acuerdo con el Artículo 379 del Código de Procedimiento Civil, se admite su intervención en este proceso, y así se declara.

Dentro de las defensas de la parte presuntamente agraviante, se observa que el apoderado de la misma opuso como tal la falta de cualidad de su representado para ser demandado en el proceso de amparo constitucional porque el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social no tiene personalidad jurídica y no es capaz de generar obligaciones y derechos, ya que no encaja dentro de los presupuestos del Artículo 19 del Código Civil, y tampoco se subsume en el dispositivo del Artículo 136 del Código de Procedimiento Civil, que señala cuáles son los capaces para obrar en juicio. Señala que la persona jurídica ante la cual debía formularse la acción de amparo era la República de Venezuela, la única capaz de obligarse y no su representado quien carece de cualidad para ser parte en el amparo, por no tener capacidad jurídica para actuar en un proceso. Por todo ello solicitó se declarase la falta de cualidad pasiva de su representada para actuar en el presente juicio.

Al respecto, observa la Sala que las imputaciones de los actores van dirigidas al Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, en la persona del ciudadano Ministro José Felix Oletta, por su presunta conducta omisiva. Por lo tanto, se colige que la acción no está dirigida al Ministerio en referencia sino al funcionario que, -en el caso de autos, el Ministro de Sanidad- estando en la obligación de cumplir una serie de actuaciones, presuntamente elude su deber, y como consecuencia de ello, estaría lesionando los derechos constitucionales de los enfermos. El Ministro es, además, el titular del despacho del Ejecutivo Nacional, al cual corresponde en definitiva el manejo de los fondos y la obligación de hacer cumplir los deberes que al mismo le otorguen la Constitución y las leyes, de acuerdo con lo previsto en los artículos 20 y 30 de la Ley Orgánica de la Administración Central.

Esta Sala en anteriores oportunidades (Víd Sentencia de fecha 9-07-97, Caso CVG Venezolana de Ferrosilicio C.A. (FESILVEN), y Sentencia N° 28 de fecha 20-01-1998, caso: Ministerio de la Defensa) ha dejado sentado que cuando es ejercida una acción de amparo ín genere en contra de un Ministerio, el llamado para responder judicialmente, es el titular del Despacho.

Por otra parte, la propia Ley Orgánica de Amparo sobre Derechos y Garantías Constitucionales, al regular las competencias para conocer de esta acción, en su Artículo 8 estableció un fuero especial a favor de este Supremo Tribunal para conocer de las acciones de amparo ejercidas en forma autónoma contra hechos, actos y omisiones de los más altos órganos del Poder Público, entre los cuales se menciona de forma expresa a los ministros. Dice textualmente: "contra el hecho, acto u omísíón emanados del Presídente de la Repúblíca, de los Ministros, del Consejo Supremo Electoral y demás organísmos electorales del país, del Físcal General de la Repúblíca, del Procurador General de la Repúblíca o del Contralor General de la Repúblíca" (destacados de la Sala).

Así las cosas, considera la Sala que, siendo el Ministro de Sanidad y Asistencia Social, la persona contra la que se dirige la acción de amparo, la presunta falta de cualidad del accionado alegada resulta infundada y así se declara.

Hechas las anteriores declaraciones, respecto a la intervención adhesiva y la legitimación pasiva en este proceso, corresponde ahora decidir sobre el fondo de las imputaciones que hacen los actores a la presunta conducta omisiva del Ministro.

Al efecto, los apoderados actores señalan que sus representados son personas que viven con el Virus de Inmunodef¡ciencia Humana (VIH) y con el Síndrome de Inmunodef¡ciencia Adquirida (SIDA), condición ésta que los ha colocado frente a una serie de infortunios que no solamente se refieren a su estado físico y mental, sino que también abarca su entorno social, familiar y de trabajo, en razón del estigma social, discriminación y la indiferencia gubernamental. Señalan que, por lo que respecta a la atención y asistencia hospitalarias del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, se les "prestan servicios de manera discriminatoria, degradante e irregular, que ponen en peligro la vida de la población en general y de nuestros representados en particular", y que en dicha Institución se prescriben tratamientos que no son suministrados. En tal sentido -expresan- desde que a sus representados se les diagnosticó como personas VII-1/SIDA, "se les han prescrito medicamentos por parte de los especialistas médicos del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, correspondientes a los Servicios de Inmunología e Infectología, conocidos como antiretrovirales Inhibidores de la Transcriptasa Reversa e Inhibidores de la Proteasa, tales como: AZT o Zidovudine, DDI o Didanosine, DDC o Zalcitabine, D4T o Stavudine, 3TC o Lamivudine, Crixivan o Indinavir, Saquinavir o Invirase y Ritonavir o Norvir". En relación con tales productos, explican los actores los mecanismos a través de los cuales operan y destacan el hecho de que, según indican los protocolos clínicos nacionales e internacionales, "los tratamientos con los medicamentos mencionados deben darse con regularidad, en terapias combinadas y de por vida. La no administración regular de los mismos produce la llamada resistencia vira¡ al medicamento, la cual trae como consecuencia desarrollar en el virus la capacidad de cambiar su estructura química que resista los efectos de los medicamentos", dejando a quienes viven con VII-1/SIDA totalmente indefensos y con ello "la aparición de las llamadas enfermedades oportunistas, que conllevan a la muerte de las personas que viven con el VIH/SIDA".

Consideran que la negativa del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social para la entrega de los medicamentos antirretrovirales prescritos bajo la forma de triple terapia o "cóctel", no ha permitido el desarrollo de protocolos clínicos, dejando de manos atadas a los médicos, pues al no tener posibilidades para el acceso a tan vitales medicamentos, "sólo se conforman con hacerles seguimientos médicos a manera de visitas, compartiendo las angustias y desesperaciones que ocasiona el tener que andar en un peregrinaje por ante diferentes dependencias y oficinas, tanto públicas como privadas, en procura de la obtención de una medicina, para evitar enfermarse y consecuentemente morir".

Igualmente llaman la atención sobre el hecho de que sus representados no se encuentran afiliados al Instituto Venezolano de los Seguros Sociales o no cumplen con los requisitos para obtener de dicho ente los medicamentos prescritos, por lo que no disfrutan de ningún servicio de seguridad social y a la vez carecen de seguro privado, pues estas corporaciones no cubren costos para tratamiento o asistencia médica cuando el diagnóstico es VII-1/SIDA. Los costos aludidos ascienden aproximadamente a la cantidad de CUATROCIENTOS OCHENTA MIL BOLÍVARES (Bs.480.000,oo) mensuales por cada uno, más los exámenes periódicos que deben realizarse.

Invocan los accionantes en amparo la decisión de esta Sala de fecha 20 de enero de 1998, en el caso de un grupo de efectivos alistados en las Fuerzas Armadas Nacionales que fueron amparados al ordenarse al Ministerio de la Defensa la entrega de los medicamentos antivirales adecuados a los accionantes. En este sentido, señalan los apoderados actores, que los fundamentos para acordar el amparo constitucional en el caso de los militares son los mismos que les asisten a sus representados "ya que igualmente viven con VIH/SIDA, se les prescriben los mismos tratamientos y sufren las negativas e indiferencia por parte del Estado venezolano y concretamente en el caso sub judice del MSAS".

Asimismo, narran los abogados actores que sus representados no se encuentran en capacidad económica para adquirir los tratamientos prescritos y de los cuales dependen sus vidas, quienes no se encuentran protegidos por el sistema de seguridad social, lo que les niega toda posibilidad de acceso a los tratamientos y atención médica por esa vía.

Por todas las razones alegadas, denuncian los accionantes la violación de los derechos a la vida, a la salud, a la libertad y seguridad personal, a la no discriminación, y, al beneficio de la ciencia y tecnología, previstos en los artículos 50, 58, 60, 61 ordinal 3° y 76 de la Constitución y en la normativa de los instrumentos internacionales sobre los derechos humanos, relacionada con las mencionadas disposiciones constitucionales.

Sobre cada una de las pretendidas violaciones de los citados derechos, que se le imputan al Ministro de Sanidad y Asistencia Social, la Sala observa lo siguiente:

En relación con la supuesta lesión a la libertad y seguridad personal, no resulta pertinente encuadrar el problema planteado en el ámbito del derecho a la libertad y seguridad personal (Artículo 60 de la Constitución), en los términos que pretenden los recurrentes, dado que, la libertad personal protegida por este precepto es la 'libertad física", la libertad frente a la detención, condena o internamientos arbitrarios, sin que pueda incluirse en el mismo una libertad general de actuación o una libertad general de autodeterminación individual, pues esta clase de libertad, que es un valor superior del ordenamiento jurídico sólo tiene la protección del amparo en aquellas concretas manifestaciones a las que la Constitución les concede la categoría de derechos fundamentales, pero no a las múltiples manifestaciones de las distintas actividades y relaciones vitales que la libertad hace posible en otros derechos fundamentales. No se observa en el caso de autos actos que impliquen conductas que, suprimiendo a los enfermos la libertad y la seguridad personales, constituyan lesión de los derechos a la integridad física y moral. Así se declara.

Por otra parte, los recurrentes invocan el ordinal 3° del Artículo 60 de la Constitución, el cual dispone:

Artículo 60: La libertad y seguridad personales son inviolables, y en consecuencia:

"3°- Nadie podrá ser incomunicado ni sometido a tortura o a otros procedimientos que causen sufrimiento físico o moral. Es punible todo atropello físico o moral inferido a persona sometida a restricciones de su libertad"

Esta disposición constitucional prohibe la tortura y los tratos inhumanos y degradantes; pero esta prohibición no puede estimarse que haya sido quebrantada por la actuación u omisión del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social. Los conceptos de "tortura" y "tratos inhumanos o degradantes" son, en su significado jurídico, conceptos graduales de una misma escala que, en todos sus tramos, generan, sean cuales fueren los fines, padecimientos físicos o psíquicos ilícitos e infligidos de modo vejatorio para quien los sufre y con esa propia intención de vejar y doblegar la voluntad del sujeto pasivo. En este sentido, la Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura, suscrita en Cartagena de Indias, Colombia, el 9 de diciembre de 1985 (en vigor desde el 28 de febrero de 1987, y ratificada por Venezuela el 26 de agosto de 1991) define la tortura como «todo acto realizado intencionalmente por el cual se inflija a una persona penas o sufrimientos físicos o mentales, con fines de investigación criminal, como medio intimidatorio, como castigo personal, como medida preventiva, como pena o con cualquier otro fin. Se entenderá también como tortura la aplicación sobre una persona de métodos tendientes a anular la personalidad de la víctima o a disminuir su capacidad física o mental, aunque no causen dolor físico o angustia psíquica» (art. 2). De manera que, entiende la Sala que para que el trato sea "degradante" o "inhumano", aparte de ser intencional, debe ocasionar también al interesado un sufrimiento de una especial intensidad, una humillación o un envilecimiento que alcance un mínimo de gravedad, distinto y superior al que suele llevar aparejada la relación entre el administrado o la administración. No lo sería así, por ejemplo, la imposición de condena, y el daño implícito en la misma. De acuerdo con estos criterios, en modo alguno puede calificarse de "tortura" o "tratos inhumanos o degradantes", con el sentido que esos términos revisten en el art. 60, ordinal 3°, de la Constitución y en el ordenamiento internacional, la presunta actuación omisiva de la administración sanitaria, que no está dirigida a infligir padecimientos físicos o psíquicos ni a provocar daños en la integridad de los enfermos de VIH/SIDA, ni mucho menos existe fin alguno por el cual se pretenda obtener de los enfermos alguna información o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido o se sospeche que ha cometido. En consecuencia, objetivamente no estamos en presencia de indicio alguno de vejación e indignidad. Así se declara.

En relación con el derecho a la no discriminación, alegan los actores de forma genérica que se les prestan servicios sanitarios de manera discriminatoria, al no suministrárseles los medicamentos, porque no tienen capacidad económica para adquirirlos y no forman parte del sistema de seguridad social.

El principio de igualdad consagrado en el Artículo 61 constitucional establece un derecho subjetivo a obtener un trato igual, impone a los poderes públicos la obligación de llevar a cabo ese trato igual, y de la misma forma, limita los poderes de los órganos encargados de la aplicación de las normas jurídicas. Significa que a los supuestos de hecho iguales han de serle aplicadas las mismas consecuencias jurídicas. Un trato diferente configuraría una discriminación.

Ahora bien, los actores no señalan concretamente cómo se produce la discriminación en su caso. No obstante, por lo narrado se observa que la discriminación derivaría de la enfermedad misma (V11—1/SIDA), en comparación con el trato dado a otras enfermedades (cáncer, insuficiencia renal, cardíaca, diábetes, entre otras), por lo que habría que concluir que se trataría de un tratamiento diferente en relación con el resto de los sujetos que padecen de otras enfermedades y a las que sí se les estaría prestando toda la atención médica y se les suministran los medicamentos recetados. En general, las deficiencias del sistema sanitario no discriminan las enfermedades, y menos a los enfermos, no hay indicios de que se estén creando -como pretenden los actores- "categorías diferentes de enfermos"; de allí que, se Asistencia Social, expediente N ° 14.625 desestima la denuncia hecha en el sentido de que existe una discriminación con los enfermos de V11-1/SIDA. Así se declara.

En relación con lo anterior, también se observa que los accionantes solicitan que se les apliquen los criterios sentados en la decisión de esta Sala de fecha 20 de enero de 1998, en el caso de un grupo de efectivos alistados en las Fuerzas Armadas Nacionales, que fueron amparados al ordenársele al Ministerio de la Defensa la entrega de medicamentos antivirales adecuados para los accionantes en aquella oportunidad. Subyace en esta solicitud la invocación del principio de igualdad, cuando los apoderados actores indican que los fundamentos del amparo de los militares son los mismos que les asisten a sus representados.

Al respecto, considera la Sala que si bien la enfermedad es la misma (V11-1/SIDA), otras circunstancias de hecho hacen diferenciar el caso de autos con el de los militares amparados. Así, se observa que es distinta la naturaleza de las relaciones jurídicas que con ocasión de pertenecer a un cuerpo militar vinculan a los actores con la Administración. En el caso de los militares se trata, sin duda, de una "relación especial de sujeción" en atención al régimen particular que rige a las personas que se encuentran al servicio de las fuerzas armadas. En el supuesto indicado de sujeción especial, se admite la posibilidad de que los derechos constitucionales de estas personas puedan ser objeto de limitaciones que no son de aplicación a los ciudadanos comunes y, entre ellas, las que se establezcan en las normas disciplinarias y otras que rijan sus funciones. Esta relación de especial sujeción, que debe ser siempre entendida en un sentido reductivo compatible con el valor preferente que corresponde a los derechos fundamentales, origina un andamiaje de derechos y deberes recíprocos de la Administración y los alistados al servicio militar, entre los que destaca el esencial deber de velar por la vida, integridad y salud de los mismos, valores que vienen constitucionalmente consagrados y permiten, en determinadas situaciones, imponer limitaciones a los derechos fundamentales cuando se encuentren en peligro los bienes jurídicos de sus miembros. Y así cabe deducir que, en el caso precedentemente señalado, la asistencia médica se impone en el marco de la relación de sujeción especial que vincula a los solicitantes de amparo con la Administración militar y que ésta, en virtud de tal situación especial, viene obligada a velar por la vida y la salud de los alistados, sometidos a su custodia, y así fue decidido por esta Sala en la referida decisión del 20 de enero de 1998.

Por lo tanto, la igualdad (o no discriminación) no puede ser invocada cuando -como en el caso de autos- se está ante personas o grupos de personas que se rigen por reglas diversas, ya que si el régimen jurídico no es común tampoco es dable reconocer que se esté produciendo una aplicación desigualitaria de la ley. No llegaría a ser discriminatorio para los demás si no se les aplica el régimen o las resoluciones que se dicten en relación con los destinatarios de éstos actos. Sólo acreditándose una semejanza sustancial por quienes están sometidos a un mismo régimen jurídico (en este caso, militares) podría entenderse que un trato diferencial sin justificación objetiva sería discriminatorio. Así se declara.

Con respecto a los restantes derechos invocados (derecho a la salud, derecho a la vida ya la ciencia y la tecnología) estima la Sala que -de acuerdo con los términos planteados por los actores- los mismos se encuentran estrechamente vinculados en este caso. Así, el derecho a los avances de la ciencia y la tecnología, permitiría a los enfermos de V11—1/SIDA una garantía de preservación de las condiciones mínimas vitales (derecho a la salud), lo que, en estos casos, significaría la posibilidad de alargar la vida de estos pacientes, y a largo plazo una eventual cura del mal que les aqueja. Por ello, se hará un tratamiento conjunto de estos derechos.

El más supremo de los bienes jurídicos del individuo (la vida), está protegido como derecho humano de la forma más amplia posible, tanto en el ámbito nacional como internacional. El derecho fundamental a la vida, en cuanto derecho subjetivo, da a sus titulares la posibilidad de recabar el amparo judicial y, en último término, el de este Supremo Tribunal frente a toda actuación de los poderes públicos que amenace su vida o su integridad. Asimismo la preservación de ese derecho a toda costa es un fin que el ordenamiento impone a esos mismos poderes públicos y en especial al legislador, el cual debe adoptar las medidas necesarias para proteger esos bienes, vida e integridad física, frente a los ataques de terceros, sin contar para ello con la voluntad de sus titulares e incluso cuando ni siquiera quepa hablar, con estricta rigurosidad, de titulares de ese derecho. Se trata, por tanto, de la configuración del derecho a la vida con un contenido de protección positiva que impide configurarlo como un derecho de libertad. De allí que, en la garantía de ese preciado bien juega un papel fundamental una política de Estado en materia de salud pública. Por ello, en el caso de autos, las obligaciones que se imponen al poder público en materia de prevención y tratamiento del V11-1/SIDA resulta fundamental.ê

La Constitución venezolana reconoce en el Artículo 76 que "todos tienen el derecho a la protección de la Salud". Y para la salvaguarda efectiva de este derecho se deja en manos de los poderes del Estado su realización: "las autoridades velarán por el mantenímíento de la salud pública y proveerán los medíos de prevención y asístencía a quienes carezcan de ellos".

El derecho a la salud que reclaman los enfermos de V11-1/SIDA, ha sido reconocido por esta Sala en sentencia de fecha 20 de enero de 1998. En esa oportunidad, se hizo su exhaustivo análisis, partiendo de un planteamiento genérico de la situación gravosa en la que se encuentran las personas que actualmente están contagiadas del indicado virus, que implica una enfermedad cuya cura no ha sido aún hallada, y por los altos costes de su tratamiento. En dicha oportunidad la Sala señaló:

"El derecho a la salud (física y mental) ímplíca el derecho índívídual de protección de la salud al cual le corresponde el deber de curarse (por razón de la dígnídad humana), en el sentido de conseguir el más óptimo estado de salud. Asímísmo, el derecho en referencia, impone al Estado el deber de amparar la salud pública, sobre todo en cuanto a las medidas para prevenir el contagio de epídemías o la contamínacíón ambiental, con efectos nocivos para la salud".

Concretamente, en el caso de los enfermos de V11-1/SIDA se dejó sentado que "le incumbe al Estado el deber asístencíal respecto al infectado, en lo físico, psíquico, económico y social, incluso el Estado debe adoptar una actitud de reconocimiento de la dignidad del ser humano afectado por este sufrimiento".

Ahora bien, visto el derecho que tienen todos los ciudadanos -y los actores en el caso de autos­a la protección de la salud y el correlativo deber del Estado de velar porque ese derecho se realice efectivamente, sobre todo en el caso de aquellos que carezcan de medios suficientes, observa esta Sala que de la documentación aportada hay indicios suficientes que permitirían colegir que, existe un evidente incumplimiento de ese deber, cuya consecuencia inmediata es que se pone en riesgo la salud y la vida de los accionantes. En efecto, existen pruebas de que los médicos especialistas de los servicios de inmunología e infectología de los diferentes centros del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social prescriben los medicamentos denominados "Inhibidores de la Transcriptasa e Inhibidores de la Proteasa", tales como AZT o Zidovudine, DDI o Didanosine, DDC o Zalcitabine, D4T o Stavudine, 3TC o Lamivudine, Crixivan o Indinavir, Saquinavir o Invirase y Norvir o Ritonavir; y por otro lado, no hay prueba de que el suministro de los mimos se haga de forma regular y correcta a los enfermos de VIH/SIDA, por parte de los institutos dependientes del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social. Esta circunstancia, -dada la particular evolución y desarrollo de dicha enfermedad-, pone en riesgo la salud de los afectados, y, eventualmente, se produciría la muerte de una forma irremediable, en razón de que, como es del conocimiento general, pese a los esfuerzos que se hacen a nivel mundial, aun no se ha encontrado una cura a esta enfermedad.

La parte presuntamente agraviante no niega esta situación, de hecho reconoce expresamente que: dado sus montos, "resulta evidente que no podrá satisfacer todas las necesidades de los enfermos de VIH/SIDA", con el presupuesto asignado actualmente.

Por otra parte, cabe señalar que, como personas humanas, los enfermos de V11—1/SIDA también se encuentran amparados por las normas protectoras de derechos fundamentales que se han dictado a nivel internacional. Dichos principios están asentados en la jurisprudencia de esta Corte que recoge al efecto los más actualizados y relevantes pronunciamientos de las entidades que se han enfrentado a la situación de los afectados por el VII-1/SIDA.

Así podemos citar "The United Kingdom Declaration of the Rights of People with HIV and AIDS' que fue producida en 1990 por personas con HIV y SIDA y organizaciones dedicadas a su bienestar, dentro de las cuales había representantes de los siguientes grupos: AIDS and Housing Project; BHAN (Black HIV/AIDS Network); Blackliners; Body Positive (London); Broadcasting Support Services; Frontliners; The Haemophilia Society; The Landmark; London Lighthose; NAHAW; National AIDS Manual; National Aids Trust; NODOAH (Network of Voluntary Organizations in AIDS/HIV Executive Commitee); Positivly Women y otros, que sustentados en el derecho internacional establecen las medidas y recomendaciones prácticas que se consideran como las mínimas necesarias para asegurar los derechos siguientes:

"Todos los ciudadanos del Reino Unido, incluyendo las personas con VIH y SIDA están amparados en los siguientes derechos de acuerdo con el Derecho Internacional:

El derecho a la Libertad y a la Seguridad Personal. El derecho a la Privacidad.

El derecho a la Libertad de Movimiento. El derecho al Trabajo.

El derecho a la Vivienda, Alimentación, Seguridad Social, Asistencia Médica y Bienestar El derecho a no sufrir tratos inhumanos y degradantes.

EL derecho a la Igualdad de Protección ante la ley y el derecho a la No-discriminación. El derecho a Casarse y Fundar una Familia.

El derecho a la Educación."

Estos derechos existen en Tratados Internacionales los cuales el Reino Unido ha ratificado (Convenio Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos, Convenio Internacional sobre Derechos Económicos Sociales y Culturales, Convención Europea sobre Derechos Humanos y y Asistencia Social, expediente N ° 14.625 la Carta Social Europea); no obstante -según la Declaración- estos no han sido protegidos adecuadamente en caso de ciudadanos con V11—1/SIDA por lo cual hacen esta declaración publica de los derechos de las personas con V11—1/SIDA.

Ahora bien, no puede esta Sala dictar un mandamiento de amparo soslayando las defensas que en su descargo hiciera el abogado de la parte accionada, sobre todo, porque las mismas están dirigidas a desvirtuar que la alegada conducta omisiva del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social sea deliberada. Así, la jurisprudencia de esta Sala ha delineado las condiciones de procedencia de la acción de amparo constitucional contra las conductas omisivas de la Administración (vid, entre otras, sentencias del 11-07-91, 14-08-91 y 13-08-92 y 05-11-92), exigiendo que, por una parte, que tal conducta omisiva sea absoluta, lo que significa que la Administración no haya realizado en ningún momento la actuación debida; y, por otra parte, que la omisión ocurra ante una obligación genérica, es decir, que se trate de aquellas obligaciones que tiene el funcionario de actuar en el ejercicio de las atribuciones correspondientes a su cargo distinta, por tanto, a la obligación específica que se exige para la procedencia de la acción contencioso-administrativa por abstención.

En el caso de autos, la presunta conducta lesiva se configuraría, por tanto, si el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, teniendo asignado en el presupuesto una partida para los casos de enfermos de VIH/SIDA, no hubiere procedido a adquirir los equipos y medicinas necesarios para prestar la asistencia a los enfermos.

Al respecto, afirma el apoderado del Ministro que existe una partida para en el Presupuesto para 1998, de Mil Trescientos Treinta y Dos Millones Seiscientos Sesenta y Un Mil ciento Cincuenta Bolívares (Bs. 1.332.671.150,oo), para el Departamento de Prevención y Control del SIDA; y para la compra de productos farmacéuticos y medicamentos se fijó una partida de Mil Cien Millones de Bolívares (Bs. 1.100.000.000,oo). No obstante, señala -como puede apreciarse- que dado sus montos, es evidente que no se puede satisfacer todas las necesidades de los enfermos de SIDA, pero ello no es imputable a Ministerio porque, de acuerdo con la Ley Orgánica de Régimen Presupuestario, el Ministro es un ordenador de pago (Artículo 44), pero no podrá adquirir compromisos para los cuales no existan créditos presupuestarios, ni disponer de créditos para una finalidad distinta a la prevista (Artículo 43), y todo compromiso por cualquier ente de la Administración Central sin que existe crédito presupuestario disponible, es nulo y acarrea responsabilidad penal, civil y administrativa para el funcionario que lo autorice, sin que le sirvan de excusas órdenes superiores contrarias a esa disposición (Artículo 72).

Según el apoderado del Ministro, su despacho suministra los medicamentos dentro de sus capacidades presupuestarias, y ha realizado ordenes de compra y de distribución de reactivo para la prueba del VIH y para la prueba confirmatoria WESTERN BLOT. Asimismo señala que en determinados centros hospitalarios se atienden, dentro de sus capacidades presupuestarias, a pacientes con SIDA. Igualmente, indica que ha diseñado una política de prevención y de lucha contra el SIDA, y se ha definido una estrategia de entrega de medicamentos antivirales para dichos enfermos, siempre dentro de las limitaciones presupuestarias; y se han publicado para que sea distribuido gratuitamente una serie de documentos informativos sobre la problemática planteada; también se ha seguido una política preventiva de adquisición de materiales para evitar el SIDA y se ha realizado una compra masiva de preservativos para ser distribuido en la población de forma gratuita. Asimismo alega que, como consta en la Gaceta Oficial N° 35.538, de fecha 2 de setiembre de 1994, se dictaron normas para proteger la integridad y dignidad de la persona humana afectada por el SIDA, así como en la Resolución N° 16, de fecha 31 de mayo de 1990, a través de la cual se creó una Unidad Técnico Operativa para atender a la pandemia del SIDA; se puede observar que de todo lo señalado en su informe se anexaron las constancias respectivas.

Por todo lo expuesto, el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social dentro de sus restringidas capacidades presupuestarias ha atendido a las exigencias de esta enfermedad de alto riesgo y de elevados costos. No se trata, por tanto -en sentido estricto jurídico- de una conducta omisiva de la Administración. Así se declara.

Así las cosas, el asunto debatido se reduce a un problema de tipo presupuestario.ê

En relación a los costes, no existiendo un tratamiento curativo de la enfermedad, es difícil hacer una estimación exacta de los aspectos económicos que ésta implica, sin tomar en cuenta implicaciones afectivas y sociales. Para calcular en el país el costo en términos económicos de un paciente con HIV/SIDA habría que tomar en consideración:

.- Gastos en consultas previas al diagnóstico (los diagnósticos a menudo son tardíos)

.- Costos de las pruebas para la verificación del diagnóstico.

.- Precio de los medicamentos empleados.

.- Vigilancia durante el tratamiento (consultas, pruebas de laboratorio, sobre todo las evaluaciones inmunológicas periódicas, hospitalizaciones en el caso de complicaciones, inclusive internamiento en unidades de cuidado intensivo, etc ... ).

Se estima a nivel internacional que el costo global de un caso de V11-1/SIDA durante la vida del paciente alcanza alrededor de unos ciento veinte mil Dólares ($ 120.000.°°), que equivale aproximadamente a unos sesenta y seis millones de Bolívares (Bs. 66.000.000.°°). Se trata de una cifra aproximada y muchas variables influyen en ella, sobretodo la edad del paciente.

Como ha quedado precedentemente señalado, las capacidades presupuestarias de la parte presuntamente agraviante (Ministerio de Sanidad y Asistencia Social) han resultado insuficientes para cumplir con sus deberes de asistencia a los enfermos de V11-1/SIDA.

De manera que, dada la insuficiencia presupuestaria, el Ministro de Sanidad y Asistencia Social podría hacer uso de los mecanismos que le da la Ley antes señalados, a los fines de que se puedan satisfacer las demandas de los enfermos de V11-1/SIDA, y proveer los recursos que estime necesarios, a los fines de resguardar el derecho a la salud y a la vida de las personas infectadas de SIDA. Así se declara.

Finalmente, observa la Sala que los abogados actores solicitaron que -en aras de lograr un trato igualitario, al tiempo de procurar economía y celeridad procesal para el buen funcionamiento de los Tribunales-, a través de esta acción se amparara a todos los ciudadanos que viven en Venezuela con V11—1/SIDA, que requieran tratamiento prescrito por los especialistas médicos, sin verse en la imperiosa necesidad de recurrir constantemente a la vía del amparo constitucional.

Al respecto, ha sido constante la jurisprudencia de esta Corte, al sostener que la acción de amparo constitucional no tiene efectos absolutos o erga omnes, sino que su eficacia es relativa o ínter partes, por lo que el mandamiento respectivo estaría dirigido a los sujetos intervinientes en el proceso. En consecuencia, la petición que realizan los accionantes, de hacer extensivo el contenido del fallo a todos los sujetos afectados por el VIH/SIDA resulta improcedente y así se declara.

Ahora bien, no puede menos que señalar esta Sala que ante el deber del Estado de atender a las necesidades básicas de la población y, constatada por la presente vía del amparo constitucional, como ha sido, su incumplimiento en el específico caso de la labor de prevención del V11—1/SIDA, constitutivo de uno de los grandes problemas sanitarios de la época actual, ha de servir la presente sentencia -efectuada como ha sido la determinación de los medios imprescindibles para efectuar la indicada labor preventiva-, para ordenar al organismo público competente la adopción de los mismos.

DECISIÓN

Por todas las consideraciones anteriormente expuestas esta Sala Político Administrativa de la Corte Suprema de Justicia, DECLARA CON LUGAR, la acción de amparo intentada por los abogados EDGAR CARRASCO y VÍCTOR MÁRQUEZ CRÓQUER, en los términos que se expresan a continuación:

1. Se ORDENA al Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, efectuar en beneficio de parte actora, antes identificada, la entrega regular y periódica de medicamentos denominados Inhibidores de la Transcriptasa e Inhibidores de la Proteasa, tales como AZT o Zidovudine, DDI o Didanosine, DDC o Zalcitabine, D4T o Stavudine, 3TC o Lamivudine, Crixivan o Indinavir, Saquinavir o Invirase y Norvir o Ritonavir, de acuerdo a las prescripciones combinadas de los médicos especialistas de los Servicios de Inmunología e Infectología de los hospitales y centros de salud adscritos al MSAS.

2. Se ORDENA al Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, en beneficio de la parte actora, la realización o cobertura de los exámenes especializados tales como "Carga Vira¡, Conteo Linfocitario, Conteo de Plaquetas y todos aquéllos exámenes, tanto para las enfermedades oportunistas, como aquellos necesarios para tener acceso a los tratamientos combinados de los Inhibidores de la Trascriptasa y los inhibidores de la Proteasa";

3. Se ORDENA al Ministerio de Sanidad y Asistencia Social que le suministre a la parte actora todos los medicamentos para el tratamiento de las enfermedades oportunistas, tales como antibióticos, antimicáticos, antidiarreicos, quimioterapias, crioterapias y todos los demás que sean necesarios derivados de su condición de V11-1/SIDA;

4. Se ORDENA al Ministerio de Sanidad y Asistencia Social que desarrolle una política de información, tratamiento, y asistencia médica integral;

5. Se NIEGA la pretensión expuesta en el punto 5) del petitum, de se extendiesen los beneficios que fuesen otorgados en esta acción de amparo a todos los ciudadanos que viven en Venezuela con V11-1/SIDA.

6. Se ORDENA al Ministro de Sanidad y Asistencia Social, impartir las órdenes necesarias a los efectos de que el organismo a su cargo cumpla con las pretensiones de los actores que han sido declaradas con lugar en la presente sentencia.

El presente mandamiento de amparo deberá ser acatado, de inmediato, por todas las autoridades, so pena de incurrir en desobediencia a la autoridad.

Tal como se dejó sentado en la decisión por la que se admitió la presente acción de amparo, dictada en fecha 9 de junio de 1998, en la publicación de la presente decisión y de cualquier otra que se dicte en relación con la presente causa, se hará con la omisión de la identificación de los recurrentes. Los mismos se sustituirán por sus iniciales, las cuales llevarán la firma y el sello de la Secretaría de la Sala, con la siguiente mención, en su encabezamiento:

"Sustituidos los nombres, apellidos y números de cédulas de identidad de los recurrentes por mandato de la presente sentencia".

Del ejemplar de sentencia, modificado en los términos anteriormente señalados, se expedirán las copias solicitadas.

Publíquese, regístrese y notifíquese. Archívese el expediente.

Dada, firmada y sellada en el Salón de Despacho de la Sala Político-Administrativa de la Corte Suprema de Justicia, en Caracas, a los 14 días del mes de agosto de mil novecientos noventa y ocho. Años: 188° de la Independencia y 139° de la Federación.

La Presidente,

CECILIA SOSA GÓMEZ

El Vicepresidente,

ALFREDO DUCHARNE ALONZO

JOSEFINA CALCAÑO DE TEMELTAS Magistrada

Asistencia Social, expediente N ° 14.625

HILDEGARD RONDÓN DE SANSÓ

Magistrada-Ponente

HUMBERTO J. LA BOCHE Magistrado

La Secretaria, ANAIS MEJIA C.

H RS/

Exp. 14.625